Publicaciones

Entrevista con Juan Velásquez, Director de CANICARNE

Corte selecto 5

Nicaragua está produciendo carne de mejor calidad y más segura

  • Exportaciones en 2020 se incrementaron en 3.5% en valores totales, al sumar US$586 millones.

El año 2020, pese a la crisis sanitaria sin precedentes, fue positivo para la industria cárnica que opera en Nicaragua y que está organizada en la Cámara Nicaragüense de Plantas Exportadoras de Carne Bovina (CANICARNE), ya que sus exportaciones aumentaron 3.59% con respecto al año anterior.

Juan Velásquez / Cortesía

Juan Velásquez, director ejecutivo de CANICARNE, valora en esta entrevista que ese crecimiento es el resultado de varios factores, entre éstos, la ampliación del portafolio exportador con cortes de carne selectos y Premium, los avances en el programa de trazabilidad del ganado bovino en Nicaragua, la exploración de nuevos mercados, y la mejora de los sistemas productivos con los corrales de engorda (feedlot) que garantizan carne de mejor calidad, mejor producida y más segura.


¿Cuál fue el comportamiento de la industria cárnica en el año 2020 en términos de exportación?

A pesar del contexto adverso de una pandemia que restringió el comercio a nivel mundial y de los efectos de dos huracanes de categoría 3 y 4, Nicaragua logró cerrar el año pasado con un aumento del 3.59% de sus exportaciones de carne a nivel industrial, al pasar de US$565 millones 794 mil en 2019 a US$586 millones 094 mil en 2020, lo que representa un leve, pero significativo aumento de 20 millones 300 mil dólares en la venta de este rubro.


Y, ¿en términos de volúmenes?
En 2020 el sector industrial ganadero de Nicaragua colocó 132. 99 millones de kilogramos de carne en el mercado internacional, lo que reflejó un incremento de 3.51% en relación al 2019 cuando registró una venta de 128.48 millones de kilogramos. Nuestra proyección en 2021 es continuar en la curva de ascenso y mantenernos entre los tres principales rubros de exportación de este país. Para este año, las expectativas son crecer un 5%, lo cual es un porcentaje positivo en un contexto de pandemia mundial que podría agudizarse y llevar a cerrar fronteras o nuevos mercados, como vimos en su inicio.


¿Qué peso tienen las exportaciones de carne a nivel industrial en el portafolio exportador del país?
El reporte del Centro de Trámites para las Exportaciones (Cetrex), indicó que para el 2020 se exportaron 132.99 millones de kg de carne con un valor de US$586.09 millones de dólares, cifras que le colocan entre las principales actividades productivas que impulsan las exportaciones de Nicaragua.
La industria cárnica representa el 9% del Producto Interno Bruto de Nicaragua y en los últimos diez años ha aportado del 24% al 25% del total de las divisas que se producen en Nicaragua, destacándose entre los principales productos de exportación de Nicaragua, a la par del café y el oro.

En este mismo año, las exportaciones de lácteos sumaron más de US$190 millones, siendo los principales destinos El Salvador, Guatemala, Estados Unidos, Costa Rica, Honduras y Panamá. Nuestra proyección en 2021 es abrir nuevos mercados para continuar impulsando la economía nicaragüense.


¿Cómo lograron ese crecimiento en 2020 pese a las condiciones adversas, generadas por la pandemia?
Hemos trabajado diversas estrategias que nos permitan promover y mejorar la productividad y comercialización de nuestros productos para enfrentar los distintos retos de los mercados mundiales. Una de estas es la mejora de nuestros sistemas productivos con los corrales de engorda que garantizan carne de mejor calidad, mejor producida y más segura.
Los corrales de engorda o feedlot, optimizan la industria ganadera nacional, promueven el uso de raciones con granos como el maíz y otros derivados de la agroindustria, que aseguran una eficiente nutrición del ganado.
Un aspecto clave es que los feedlot permiten un mejor uso de la tierra al reducir la extensión utilizada que necesita el productor para la crianza y pastoreo, lo que a su vez hace que éste no busque más tierras y se libere presión sobre los recursos naturales y el avance de la frontera agrícola.
De esta manera, la eficiencia productiva se traduce en carne de mejor calidad, producida en menor tiempo, aumento de exportaciones, abastecimiento de todos los mercados que demandan nuestros productos, así como mayores beneficios ambientales y económicos para el país.


¿Se ha ampliado entonces el portafolio de carnes de exportación?

Gracias a estos esfuerzos y el compromiso con el mejoramiento continuo, hoy Nicaragua produce carne de excelente calidad, saludable, cumpliendo con altos estándares internacionales. Se ha mejorado en la comercialización de nuestros productos mediante la creación y promoción de marcas de carne de excelente calidad no solo en Nicaragua, sino también en los países que exportamos.
Hemos ampliado la oferta de productos para satisfacer la demanda de consumidores diferentes, estamos ofreciendo a nuestros clientes productos diferenciados como son carnes provenientes de animales en pastoreo (grassfed), así como carnes de animales criados en pastoreo y terminados en corrales de engorda con granos. La población mundial no deja de crecer y es necesario producir proteínas de origen animal para abastecer esta creciente demanda.
Debido al creciente uso de tecnologías, entre las que se encuentra el engorde en corral, hemos podido innovar y mejorar la calidad de nuestros productos, esto aunado al desarrollo de marcas de carne de calidad que nos ha ayudado a adaptarnos a los nuevos hábitos de los consumidores.

Los feedlot permiten un mejor uso de la tierra al reducir la extensión utilizada, lo que a su vez hace que se libere presión sobre los recursos natuales y el avance de la frontera agrícola.

¿La pandemia del COVID-19 impactó negativamente en la generación de empleo en la industria cárnica?
La industria cárnica genera alrededor de 600 mil empleos permanentes y miles de empleos indirectos.
En nuestras plantas implementamos medidas para reducir la probabilidad de afectaciones por la pandemia, de acuerdo a las recomendaciones hechas por la OMS. Esto nos ha permitido trabajar en nuestras plantas protegiendo la salud de nuestros colaboradores y de los consumidores de nuestros productos. Gracias al dinamismo de este sector logramos mantener este número de plazas laborales a pesar del año adverso que tuvimos.


¿Hay novedades en la industria?
En 2020 entró al mercado una nueva planta procesadora ubicada en el Rama, la cual está exportando a los diferentes mercados que tiene Nicaragua.

Nuestra proyección en 2021 es mantener la curva de incremento de nuestras exportaciones y abrir nuevos mercados para continuar impulsando la economía nicaragüense. “

Juan Velásquez